Buscar este blog

"Soy un bicho de la tierra como cualquier ser humano, con cualidades y defectos, con errores y aciertos, -déjenme quedarme así- con mi memoria, ahora que yo soy. No quiero olvidar nada."



José Saramago

lunes, 17 de mayo de 2021

APARECE UN NUEVO LIBRO DEL POETA CHILENO THEODORO ELSSACA: "HÚESPED DEL AIRE" (2021)



 

CRÍTICA DE CINE DEL ESCRITOR ANÍBAL RICCI: "LE HAVRE" ("EL PUERTO", 2011) DE AKI KAURISMÄKI

 


¿Existen los rumores positivos en la vida real?

 ¿Son tan potentes como aquellos de tradición negativa?

 Asociamos el rumor a lo negativo, aunque el cineasta finlandés Aki Kaurismäki quiere mostrarnos lo contrario. Un rumor positivo corre rápido como una bala a partir de la figura del lustrabotas Marcel Marx, un hombre bueno, viviendo como propias las desventuras de un muchacho inmigrante de áfrica, recurriendo al barrio y a su círculo de amigos para reunir el dinero y evitar que deporten al chico.

 

Todo transcurre en la zona francesa de Normandía, específicamente en el puerto de Le Havre, arrasado durante la Segunda Guerra Mundial y reconstruido en las décadas siguientes. El puerto es el punto de llegada y de partida, el lugar de donde todo proviene, una metáfora potente acerca del origen de las relaciones humanas.

 

La película transcurre en los tiempos actuales, cuando no hay guerra, pero donde las migraciones ilegales suceden al igual que en tiempos de guerra.

 

Kaurismäki lleva el relato por la vertiente del cine negro, donde los policías representan a las fuerzas represoras, pero jamás abandona la veta humorística, digamos luminosa.

 

Los planos fijos bien podrían haber sido filmados por algún cineasta japonés, donde las flores son importantes, rematando el film con un cerezo en flor despuntando en medio de un día esplendoroso.

 

Existe un nexo evidente con «Casablanca» (1942), aunque Kaurismäki aísla todo patetismo oponiendo el color al blanco y negro de Michael Curtiz. La película transcurre en Francia (donde Rick conoció a Ilsa) pero el inmigrante proviene de África («Casablanca» se filma en Marruecos); ambas películas transcurren en puertos y ambos fueron claves durante las acciones de la Segunda Guerra Mundial. Por último, existe un inspector de policía vestido de negro, pero no muy querido que hace la vista gorda cuando llega el momento, descubriendo que en el fondo tiene buen corazón.

 

Todas las decisiones de Marcel Marx están pensadas en la armonía de su entorno, velan por el pequeño barrio que habita y en definitiva representa el rumbo correcto que debería tomar la sociedad para dejar atrás el odio y el resentimiento.

 

La realidad anterior: la desconfianza, la envidia, la delación, se materializan en la enfermedad de Arletty, la esposa de Marcel, una buena mujer que necesita la fuerza de su marido para vencer al cáncer.

 

domingo, 2 de mayo de 2021

TEXTOS DEL GRAN POETA PORTORRIQUEÑO PEDRO LÓPEZ ADORNO DE SU LIBRO "ARCA DE LA DESMESURA"



 

                                                    Lejos está lo que fue; y lo profundo

                                                                                                                                                 ¿quién lo hallará?

                                                                                                  Eclesiastés 7:24


Selfie sin biografía

 

 

Llegará el momento de lidiar

con el abismo

llamado poesía

 

no eres un pequeño dios

 

sólo un micro-

resplandor en el diluvio

 

temblor de mar si despliegas

 insomnio y desmesura. 

 

 

Hojas del insomnio

 

 

1.     Se ve convertido en paralaje lo que puedo obsequiarle al lector. Solo sirve de brújula querer hacer sombra con las palabras que pienso me corresponden. No es fácil ni efímero el encuentro. Soy un chata ante la velocidad y destreza que en ellas surgen del diluvio al susurro y de allí al monólogo del aire. Me toca esquivar las sílabas que en torno a mí vociferen discordia. Sobrevivir los insólitos asaltos de la espera.

 

2.     Es un lienzo esta ansiedad de escribir y no poder hacerlo. Frágil lienzo. De perderme en la distracción o en la abstracción el giro que toma el espacio dentro de ese lienzo generará enardecidas sílabas. Sé que la ruta hacia las hojas del insomnio puede extraviarse en el diluvio y no tendré ni mapa Google ni compás para discernir quién soy. Por eso blasfemo asombro al dejarme llevar por las tentaciones del camino.

 

3.     Cuando pienso poesía resplandece un diluvio. Las piedras comulgan por el camino con los aromas de su nombre. Insaciables relámpagos. Vuelvo a ponderar la tentación de entrar al arca de la desmesura. Si decido lanzarme entre ruina y laberinto al estallido cada ráfaga del vaivén de sus labios será descalabro. Hojas del insomnio sinfín mientras tiemble su orgía.




Trocitos de tentación 



El que esto suscribe amotina tempestades en las hojas. Custodia el arca intentando acantilar en la rapsodia el despliegue insumiso donde felicidad busca su ausencia.

 

El que esto suscribe no es luxación destilando enigmas.

Alumbra caudal cada vez que muerde trocitos de tentación

en lo imprevisto.

 

He allí el desasosiego. La descomposición de los matices.

La desigualdad.


Quevediana 

 

Sueña con una sola palabra cómo brilla la luz.

 

Palabra para que el tiempo ulule un espacio

de su casa al vacío. Las estrellas

tragan sílabas ante ese enmudecimiento

advenedizo.

 

Sólo entiende del sueño el lúcido escombro

del muladar de ruidos.

 

Cabría en una cápsula su sutra

si el mundo fuera algo más que

lágrimas y caca.

 

Barranco llamado amor 


La noche vuelve cabizbaja a su jolgorio de cervezas. Una caravana de caballos liberados de sus riendas divisa ecos

de eternidad. La brisa efímera traslada sus boñigas al infierno de los que quieren ser felices.

 

La lluvia relincha nubes al pasar.

 

Dan coces los amantes ante su guerra en la maleza. Resuscitan el tufo de un osado rumor entre la suma o resta de fracasos.

 

Herraduras ebrias los descubren sin descifrar cómo llega el  diluvio a la cremación de sus gemidos. El barranco llamado amor.

  

Cadenza

 

 

Acaso sea asombro bajo el cansancio del magnolio en flor. La veo llegar. Es un atardecer 9 de abril. Aniversario de la muerte de Eduarda. Es ella. Brilla aún su plateada cola de

caballo en esa sombra mientras Mozart al piano llora lluvia.

 

La veo llegar. El jardín se mece al compás de su origen.

 

Su apalabrado aire supera notas tradiciones desgastes.




Pedro López Adorno nació en Puerto Rico en 1954. Desde 1965 reside en la ciudad de Nueva York. Doctor en Filosofía y Letras de New York University (1982) con una tesis sobre el Altazor de Vicente Huidobro. Es poeta, crítico literario, novelista y antólogo. Como poeta ha publicado los siguientes libros: Hacia el poema invisible (San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña, 1981); Las glorias de su ruina (Madrid: Playor, 1988); País llamado cuerpo (Lima: Editorial Lluvia, 1991); Los oficios (Sevilla: La Cuerda del Arco, 1991); Concierto para desobedientes (Río Piedras: Editorial Plaza Mayor, 1996); El gran olvido -plaquette (Barcelona: Café Central, 1996); Cumpleaños –poema/plaquette (Nueva York: La Candelaria #10, 1998); Viajes del cautivo (Xalapa: Editorial Graffiti, 1998); Rapto continuo (San Juan/Nueva York: Ediciones Babel, 1999)- edición limitada de 78 poemas que representan un tarot; incluye caja de madera (obra del artesano puertorriqueño, Hipólito Figueroa) e ilustraciones de la grabadora puertorriqueña, Consuelo Gotay; Arte de cenizas/Poesía escogida:1991-1999 (San Juan: Instituto de Cultura, 2004; Opera ardiente (San Juan: Terranova Editores, 2009); Terapia perpetua (Rimini: Raffaelli Editore, 2018)- edición bilingüe español/italiano con traducción de Emilio Coco;  Arca de la desmesura (Granada: Valparaíso Ediciones, 2019; y Versión del que surgía (México: Editorial LaOtra, 2020).  Aparece antologado en Nueva poesía latinoamericana (México: UNAM, 1999); Una gravedad alegre. Antología de la poesía latinoamericana al siglo XXI (Valladolid: Editorial Difácil, 2007); Puerto Rican Poetry: An Anthology from Aboriginal to Contemporary Times (Boston: University of Massachusetts Press, 2007); Jinetes del aire. Latinoamérica y el Caribe Poesía contemporánea (Ecuador/México: Mayor Books, 2008); Vapor transatlántico (México/ Lima: UNMSM, 2008) y Yunaites. Poesía en español en los Estados Unidos (Brasil: Lummer Editor, 2014), entre otras.

CRÍTICA A "VOCES EN MI CABEZA”, NOVELA DE ANÍBAL RICCI POR MARINO MUÑOZ AGÜERO


 

Daniel, uno de los protagonistas (el principal) de esta novela urde un plan para huir del “Complejo Antártico”; la excusa será recoger pertrechos a la ciudad de Punta Arenas, de ahí Santiago y a continuación el Cajón del Maipo, más precisamente el poblado de Baños Morales, en el cual se presenta con el nombre de Aníbal (¿Ricci?). El propósito de su estadía era escribir una novela, “su” novela que llegara más allá de su propia biografía y en eso estuvo un año; mucho más que los tres meses inicialmente planificados: “Escribir es doloroso, pero descarga las culpas y permite el perdón. Le otorga belleza al pasado que nunca termina de ocurrir”. Esta última frase (“El pasado nunca termina de ocurrir”) es una novela de Ricci, publicada en 2016, la frase es recurrente en el libro que hoy reseñamos y de hecho en el relato se alude a dicha obra. El protagonista se presenta además como autor de tres novelas.

De esta última estadía en Baños Morales nos enteramos al final del libro (había ido en otras etapas de su vida y así lo señala en el desarrollo de la trama) posibilitará a Daniel separar el pensamiento de las emociones, es la estación final para alejar de su existencia las voces interiores que permanentemente lo han acosado y lo han obligado a una huida perpetua, tránsito en el cual la paranoia, la psicopatía, las drogas y la esquizofrenia han hecho lo suyo.

Ha llegado el momento de ordenar -en alguna medida- su historia, pues la narración que ahora sabemos está construyendo y que da como producto esta novela (“Voces en mi cabeza”) se transforma en una escritura desde distintos planos con relatos en primera o tercera persona, saltos en el tiempo (si es que éste existiera, acaso) o lugares. En determinados pasajes del libro, el autor inserta en la narración escenas de películas, como también (en algunos pasajes, reiteramos) recurre a las canciones del conjunto nacional “Los Prisioneros”; preferencia que cambia hacia el final del libro por las creaciones del astro argentino Charly García.   

Ricci combina realidad dentro de la ficción con ficción dentro de la ficción. El protagonista explora pasado, presente y futuro, dimensiones que él mismo nos resalta que no existen y se diluyen en función de artificios, como las distintas dimensiones en las cuales se toman decisiones u ocurren los hechos, o el ya mencionado “Complejo Antártico”, entidad cuyo objetivo es básicamente el mejoramiento de la raza humana. Allí los “entes evolucionados” se encargan de eliminar mediante pulsaciones de un botón a aquellos integrantes de la sociedad (en este caso la chilena) que, a su juicio, “no son aptos” (“Los entes superiores son conscientes de las múltiples realidades y protegen a la raza humana de su masiva destrucción”). Allí trabaja Daniel y hay algo que lo diferencia de los otros operadores, quienes no perciben las decisiones que sus homólogos del futuro toman en distintas dimensiones; entonces se corre el riesgo que el presente con sus luces y sus sombras, se repita sucesivamente por esta memoria borrosa. Daniel reflexiona: “Al experimentar esta memoria defectuosa no se puede distinguir la realidad, solamente el genoma de la esquizofrenia permite acceder a todas esas realidades simultáneas y mediante un riguroso entrenamiento se armoniza la multiplicidad de emociones”; “la esquizofrenia no supone una enfermedad, es una mutación que permite acceder a otras realidades”.

La novela se inicia con un sórdido episodio que le ocurre a Victoria (¿esposa de Daniel?) para -a poco andar y sin previo aviso- mutar a la historia de Daniel en un relato que -como ya anticipáramos- no es fácil de seguir y debemos estar muy atentos para que la esquizofrenia, la paranoia, o el estado al cual llega el protagonista por el uso de las drogas no nos jueguen una mala pasada a nosotros los lectores y -porque además- la trama, es decir la biografía de Daniel -quien se mantiene en una huida perpetua- se proyecta hacia aspectos históricos, políticos y económicos de nuestro país: “Daniel es empujado por una mente en permanente estado de fuga, un evento ocurrido en la infancia (abuso sexual) será el detonante”. Pero también el golpe de estado de 1973 en Chile hará lo propio. Entonces, escucha voces en su cabeza que lo tratan de “traidor de mierda” o “maldito degenerado”, implantes cerebrales le permiten trasladarse a distintas dimensiones, agregándole atemporalidad a la historia: pasado, presente y futuro son accesibles e intercambiables.

En esta huida cobra relevancia el Metro de la ciudad de Santiago, cada estación es una dimensión diferente, con distintas emociones, como distintas son las intensidades de las voces y los insultos que salen de los altavoces de los vagones o de los teléfonos celulares de los pasajeros. 

La esquizofrenia, la paranoia y la depresión lo empujan al consumo de drogas y alcohol para aplacar las voces y en esos afanes cambia de escenario, perdiéndose en juergas interminables en el circuito Viña del Mar, Olmué, Con Con; visita moteles, lo hace solo o en compañía y entonces el sexo desenfrenado y la pornografía son su vía de escape. Estos lugares representan el desquiciamiento, incluso la posibilidad del suicidio en la frecuentemente citada Cuesta La Dormida. Ello, en contraposición al Cajón del Maipo, sitio recurrente en la historia (donde está Baños Morales, el poblado desde el cual escribe esta novela) y que asocia a la tranquilidad en distintas etapas de su existencia, un paradigma del goce de la vida: “La depresión oscurece hasta el mejor paseo al Cajón del Maipo”. Esta simbología de los lugares se extiende a otras menciones reiteradas, por ejemplo: los “ojos de buey” como punto de observación, las curvas en el camino, los espejos rotos, el número tres o el gato Mc Leod que lo mira permanentemente desde una ventana.

En estos viajes mezcla de realidad, sueño y alucinaciones, Daniel transita desde la infancia, pasando por la adolescencia y la adultez, los vínculos con sus padres y con su hermana, las amistades y los amores de juventud, sus trabajos en el gobierno, en un banco o en una universidad, o la inacabable pero acabada relación con Victoria; la mujer que ama, pero a la vez teme. Nos expone con visos de crónica periodística episodios de la historia de Chile, relacionándolos con su devenir personal según la época. Desde la conquista hasta la actualidad, centrando su atención en los temas contingentes de cada momento, alude a atropellos a los derechos humanos durante la dictadura que gobernó a Chile (la tortura o los detenidos desaparecidos, entre otros). A ello agrega el rol en ese periodo del partido Demócrata Cristiano, del Diario “El Mercurio”, como también el de Estados Unidos y su secretario de estado Henry Kissinger, la implantación de un modelo económico neo liberal y sus consecuencias, las privatizaciones, el accionar de la Iglesia Católica en defensa de los derechos humanos, pero también de ocultamiento de abusos respecto de víctimas vulnerables, situando como ejemplo el caso del sacerdote Fernando Karadima, de quien Daniel habría sido uno de sus protegidos. En temas más actuales Daniel se refiere al sobre endeudamiento de la población, la reforma procesal penal y el garantismo o la situación de la región de la Araucanía, con énfasis en la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca.

Interesante resulta la exposición descarnada del (sub) mundo de la droga, al igual que la descripción de sitios como el Barrio Diez de Julio en Santiago o de la “noche roja” de Viña del Mar donde reina la prostitución y el travestismo callejero, que nos demuestra que más allá de las campañas publicitarias, esta es una “ciudad (no tan) jardín”; es como cualquier otra ciudad, con realidades de día y de noche.

El protagonista deja entrever que fue funcionario del gobierno de Pinochet (subordinado al Ministro Fernández). Aquello podría tener su correlato de ciencia ficción en el “Complejo Antártico”: “Se fue dando cuenta (Daniel) que monitorear a otros iguales no era muy diferente a la labor de los organismos de inteligencia”. Entonces, la meditación y los viajes “reales” permiten al protagonista depurar el pasado, al contrario de los viajes cibernéticos: “El meditar logró rescatar su mente de los hechos dolorosos y paulatinamente lo fue apartando de las actividades del complejo”, con ello y con la escritura intenta alejar las voces que lo han atormentado.

En suma, a través de una compleja técnica narrativa que centra su trama en un personaje determinado, “Voces en mi cabeza” es una estremecedora novela, un texto atractivo mediante el cual el autor extrapola una delirante situación personal a la de un país en su conjunto. Más allá de la historia de su protagonista, Aníbal Ricci propone un manifiesto, intentando canalizar aquellas voces que, a su juicio, han estado acalladas en su sufrimiento, a la vez que hace un llamado de atención ante la indiferencia de quienes, también en su visión, han guardado silencio por ello. 

Aníbal Ricci Anduaga nació en Santiago de Chile en 1968. Es Ingeniero Comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile, escritor y crítico de cine. Esa es su séptima novela, a la que se suma una recopilación de cuentos, otro volumen que incluye ensayos, cuentos y crónicas y un texto con comentarios de cine desde la perspectiva filosófica.

"Voces en mi cabeza”, Aníbal Ricci Anduaga -1ª edición-. Editorial Vicio Impune, Santiago de Chile, 2020, 186 pgs. (Disponible en formato Epub).

 

Publicado en dos entregas los días 28 de marzo y 4 de abril de 2021 en la sección “Lecturas desde la pampa y el viento” del diario “El Magallanes” de Punta Arenas, edición dominical de “La Prensa Austral”.

 

jueves, 22 de abril de 2021

HOY, 22 DE ABRIL DE 2021, EN EL CICLO "POETAS EN EL ATENEO" EN VALENCIA (ESPAÑA), LECTURA DE LA ESCRITORA BIBIANA COLLADO CABRERA, PRESENTA EL POETA VICENTE BARBERÁ ALBALAT



 

SOBRE HERNÁN DÍAZ ARRIETA, "ALONE", POR YVAÍN ELTIT


 

LANZAMIENTO DEL LIBRO "SI MUERE DUCHAMP" DE LA ARTISTA Y ACADÉMICA PAULA ARRIETA GUTIÉRREZ (22 DE ABRIL DE 2021,19:00 HORAS VÍA YOUTUBE Y FACEBOOK LIVE)



 

LECTURA VIRTUAL DEL "QUIJOTE" ESTE VIERNES 23 DE ABRIL DE 2020 EN EL CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA EN CHILE



 

CELEBRACIÓN DEL DÍA DEL LIBRO EN SAN ANTONIO: "LOS LIBROS AL RESCATE DE LA HISTORIA DE SAN ANTONIO" (22 DE ABRIL DE 2021)


 

HOY, JUEVES 22 DE ABRIL DE 2020, LANZAMIENTO VIRTUAL EBOOK DEL LIBRO "CATÁLOGO DE OBRA (1937-2018) DE NICANOR PARRA" (GUILLERMO GARCÍA GONZÁLEZ Y EDUARDO BRAVO PEZOA EDITORES)