Buscar este blog

"Soy un bicho de la tierra como cualquier ser humano, con cualidades y defectos, con errores y aciertos, -déjenme quedarme así- con mi memoria, ahora que yo soy. No quiero olvidar nada."

José Saramago

lunes, 25 de abril de 2011


Ha muerto uno de mis grandes maestros, Gonzalo Rojas. No lo olvidaré jamás: las conversaciones en su casa en Chillán, en mi departamento del "ensanche" de Barcelona, en la pequeña casita que tuve como estudio en la calle Miguel Claro, en Providencia, en Santiago de Chile, en congresos por España, Estados Unidos y Chile. Horas y horas de diálogo extraordinario. Noches enteras donde hablamos, leímos, discutimos y donde aprendí del oficio de la poesía más que en mil talleres literarios...

Dos días de "Duelo Nacional" ha decretado el gobierno: Yo decreto "Cien años de Silencio". Caminemos por las calles de Valparaíso de su Miseria del Hombre, respiremos la rosa de Contra la muerte. Que el relámpago nos quiebre, nos parta, nos haga enmudecer. Sólo esas Vocales para Hilda, su gran compañera que siempre lo esperó, tendrán la amorosa tarea de hablar por sí mismas.

Transcribo un poema que escribí hace veinte años y que dediqué a Gonzalo en ese instante: al instante: por esos instantes, en agradecimiento a su prólogo ("Vaticinio") que el escribiera para mi joven libro Soliloquio de Fuego en 1984:


-No hay azar más claro que el iris de mi ojo,
pregunten a los hijos que van llorando tierra,
deténganse en el mar a respirar su vuelo
si el sol es transparente y gime y no aparece.

La adivina cierra sus ojos y crepitan
los dientes y su lengua, malhumorada, seca.

-La rueda vuelve siempre al centro de su cielo
y todo se detiene y habla y permanece.

-Desnuda en el desván irá tejiendo siempre,
tal vez nunca regrese su amante de la guerra
y bailarán los años y sin reconocer
los trozos de metal, la columnata, el mar.

-Después veo silencio y un grito despiadado.
La sangre descubrió su propio peso hueco.
Más allá un incendio y el caballo cónsul
y mártires que huelen a gloria antojadiza.
...Hay nubes en mis cejas y peces,
hay planetas...
Puedo ver la huella cómo se desfigura y cae.
La luna se avecina, el ángel se avecina.
Dos mil campanas hieren, se clavan en mi oído
y Jericó se rinde y el águila perece
mientras el toro huye detrás de los leones.

Penúltimas noticias, los heraldos corren:
Ha caído Roma, Tenochtitlán, el Cuzco.

-Otra vez el llanto recorre mis anillos.

-La policía aguarda detrás de las murallas,
no hay escapatoria, me arrastran con azufre,
me fuerzan, me condenan, me besan en la cara.

-¡Alejen los espejos, aviven ese fuego!

-El hambre me conmueve y siento como vuelan
los cuervos en mi boca, enloquecidos míos.

-¡Por qué jamás anuncio lo que se escribe ayer!

...Hay nubes en mis manos,
recuerdo sólo el mar...
                                                                                                             (A Gonzalo Rojas)






domingo, 24 de abril de 2011



Jaroslav Seifert was born on 23 September 1901 into a working-class family living in Zizkov, a suburb of Prague. He attended secondary school and soon began devoting himself to writing poetry and to journalism. He made his debut in 1918; he published his first collection of poems in 192 1. He belonged to the extreme left wing of the Social Democratic Party, which, in 1921, was to form the core of the Communist Party in newly formed Czechoslovakia. He became an editor of communist newspapers and magazines (Rovnost, Srsatec, Reflektor) while, at the same time, working at the communist publishing house and bookstore. In the 1920s he was a leading representative of the Czechoslovakian artistic avant-garde; he served on the editorial staffs of several of its publications. He translated from the French (Apollinaire, Verlaine, and others). In March 1929, together with six other important communist writers, he signed a manifesto protesting against Bolshevik tendencies in the new leadership of Czechoslovakia's Communist Party, and together with his fellow signers, he was expelled from the party. From 1930, he served in various editorial posts within the social democratic press (Pestré kvety, Ranní noviny). During the German occupation, he was editor of the dailyNárodní práce and after 1945, of the trade-union daily Práce. During the years 1945-1948, he edited the literary monthly Kytice. Since 1949, when he was forced to leave journalism, he has devoted himself exclusively to literature. In 1936, 1955, and 1968, his poetry was awarded state prizes. In 1967, he was designated National Artist. In 1968, he was elected to the post of Chairman of the Czechoslovakian Writers' Union. During the years 1969-1970, he was Chairman of the Czech Writers' Union.
Jaroslav Seifert died  on January 101986.

From Nobel Lectures, Literature 1981-1990, Editor-in-Charge Tore Frängsmyr, Editor Sture Allén, World Scientific Publishing Co., Singapore, 1993. This autobiography/biography was written at the time of the award and first published in the book seriesLes Prix Nobel. It was later edited and republished in Nobel Lectures

To Be a Poet

Life taught me long ago
that music and poetry
are the most beautiful things on earth
that life can give us.
Except for love, of course.
In an old textbook
published by the Imperial Printing House
in the year of Vrchlický's death
I looked up the section on poetics
and poetic ornament.
Then I placed a rose in a tumbler,
lit a candle
and started to write my first verses.
Flare up, flame of words,
and soar,
even if my fingers get burned!
A startling metaphor is worth more
than a ring on one's finger.
But not even Puchmajer's Rhyming Dictionary
was any use to me.
In vain I snatched for ideas
and fiercely closed my eyes
in order to hear that first magic line.
But in the dark, instead of words,
I saw a woman's smile and
wind-blown hair.
That has been my destiny.
And I've been staggering towards it breathlessly
all my life.




when she would talk about herself
my mother would say:
My life was sad and quiet,
I always walked on tip-toe.
But if I got a little angry
and stamped my foot
the cups, which had been my mother's,
would tinkle on the dresser
and make me laugh.
At the moment of my birth, so I am told,
a butterfly flew in by the window
and settled on my mother's bed,
but that same moment a dog howled in the yard.
My mother thought
it a bad omen.
My life of course has not been quite
as peaceful as hers.
But even when I gaze upon our present days
with wistfulness
as if at empty picture frames
and all I see is a dusty wall,
still it has been so beautiful.
There are many moments
I cannot forget,
moments like radiant flowers
in all possible colours and hues,
evenings filled with fragrance
like purple grapes
hidden in the leaves of darkness.
With passion I read poetry
and loved music
and blundered, ever surprised,
from beauty to beauty.
But when I first saw
the picture of a woman nude
I began to believe in miracles.
My life unrolled swiftly.
It was too short
for my vast longings,
which had no bounds.
Before I knew it
my life's end was drawing near.
Death soon will kick open my door
and enter.
With startled terror I'll catch my breath
and forget to breathe again.
May I not be denied the time
once more to kiss the hands
of the one who patiently and in step with me
walked on and on and on
and who loved most of all.

Fragment of a Letter

All night rain lashed the windows.
I couldn't go to sleep.
So I switched on the light
and wrote a letter.
If love could fly,
as of course it can't,
and didn't so often stay close to the ground,
it would be delightful to be enveloped
in its breeze.
But like infuriated bees
jealous kisses swarm down upon
the sweetness of the female body
and an impatient hand grasps
whatever it can reach,
and desire does not flag.
Even death might be without terror
at the moment of exultation.
But who has ever calculated
how much love goes
into one pair of open arms!
Letters to women
I always sent by pigeon post.
My conscience is clear.
I never entrusted them to sparrowhawks
or goshawks.
Under my pen the verses dance no longer
and like a tear in the corner of an eye
the word hangs back.
And all my life, at its end,
is now only a fast journey on a train:
I'm standing by the window of the carriage
and day after day
speeds back into yesterday
to join the black mists of sorrow.
At times I helplessly catch hold
of the emergency brake.
Perhaps I shall once more catch sight
of a woman's smile,
trapped like a torn-off flower
on the lashes of her eyes.
Perhaps I may still be allowed
to send those eyes at least one kiss
before they're lost to me in the dark.
Perhaps once more I shall even see
a slender ankle
chiselled like a gem
out of warm tenderness,
so that I might once more
half choke with longing.
How much is there that man must leave behind
as the train inexorably approaches
Lethe Station
with its plantations of shimmering asphodels
amidst whose perfume everything is forgotten.
Including human love.
That is the final stop:
the train goes no further.

An Umbrella from Piccadilly



If you're at your wits' end concerning love
try falling in love again —
say, with the Queen of England.
Why not!
Her features are on every postage stamp
of that ancient kingdom.
But if you were to ask her
for a date in Hyde Park
you can bet that
you'd wait in vain.
If you've any sense at all
you'll wisely tell yourself:
Why of course, I know:
it's raining in Hyde Park today.
When he was in England
my son bought me in London's Piccadilly
an elegant umbrella.
Whenever necessary
I now have above my head
my own small sky
which may be black
but in its tensioned wire spokes
God's mercy may be flowing like
an electric current.
I open my umbrella even when it's not raining,
as a canopy
over the volume of Shakespeare's sonnets
I carry with me in my pocket.
But there are moments when I am frightened
even by the sparkling bouquet of the universe.
Outstripping its beauty
it threatens us with its infinity
and that is all too similar
to the sleep of death.
It also threatens us with the void and frostiness
of its thousands of stars
which at night delude us
with their gleam.
The one we have named Venus
is downright terrifying.
Its rocks are still on the boil
and like gigantic waves
mountains are rising up
and burning sulphur falls.
We always ask where hell is.
It is there!
But what use is a fragile umbrella
against the universe?
Besides, I don't even carry it.
I have enough of a job
to walk along
clinging close to the ground
as a nocturnal moth in daytime
to the coarse bark of a tree.
All my life I have sought the paradise
that used to be here,
whose traces I have found
only on women's lips
and in the curves of their skin
when it is warm with love.
All my life I have longed
for freedom.
At last I've discovered the door
that leads to it.
It is death.
Now that I'm old
some charming woman's face
will sometimes waft between my lashes
and her smile will stir my blood.
Shyly I turn my head
and remember the Queen of England,
whose features are on every postage stamp
of that ancient kingdom.
God save the Queen!
Oh yes, I know quite well:
it's raining in Hyde Park today.

Textos del libro The Poetry of Jaroslav Seifert
Translated from the Czech by Ewald Osers
Edited by George Gibian
Copyright © 1998 by Ewald Osers and George Gibian


Nace en Toledo. Poeta, ensayista y crítica literaria. Doctora en Filología Inglesa. Ha residido en Inglaterra, donde fue profesora de español. En la actualidad es profesora titular de literatura inglesa e irlandesa en la Universidad Complutense de Madrid. Miembro correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Perteneció a la plantilla de la famosa Revista “Nueva Estafeta” (dirigida por el gran poeta granadino Luis Rosales). Ha traducido al español a poetas irlandeses como Seamus Heaney, Michael Hartnett o W. B. Yeats entre otros. Figura en diferentes antologías de poesía, entre ellas: Poesía Siglo XXI en Español (Madrid), Tejedores de Palabras (Madrid), Mar Interior (Castilla-La Mancha), Poetas Españolas del S. XX (Universidad de Cádiz), La Voz y la Escritura (Sial-Ateneo de Madrid), Al Filo del Gozo, Poesía Erótica, ed: Marisa Trejo Sirvent, Universidad de Chiapas, Méjico, 2008). Pueden encontrarse poemas suyos en numerosas revistas de literatura como “Cuadernos del Matemático”, “Barcarola”, “Álora”, “Nayagua”, “Buxía”, “La Sombra del Membrillo” (España) o “Proa” (Argentina), “Norte” (Méjico), entre otras. Es miembro del proyecto “Ciencia y Sugerencia”.
Jazz (1991)
Allegra Byron (1993)
El silencio está lleno de nombres (1995)
Dublín (2001)
El Ángel y la Física (2005)

Los Personajes Femeninos en las Novelas de Thomas Hardy (1991).
La Poesía de Juan Antonio Villacañas: Argumento de una Biografía (2003)
Literatura Irlandesa (2007)
Co-editora de cinco volúmenes de Estudios de la Mujer en los Países de Habla Inglesa


Que en ese sueño tuyo
los espejos se caigan al vacío
desde nuestras miradas.
Pero antes
que sólo nos devuelvan
la imagen penetrante de nuestra propia idea.


Rompe la nada
y sal
una vez más
para que pueda verte.


Es inútil creer que un poema
permanece siempre igual a sí mismo.
Es un pájaro inquieto, superviviente
de climas variables.
Un fuego que se alimenta de palabras
y engendra multitud de ecos diferentes.

Es inútil creer que un poema
permanece en la página
atado a cada una de sus letras.
Es un nómada. Siempre nuevos sus pasos,
puede sentarse a nuestra mesa
como u huésped bíblico.
Un hijo pródigo.
Un zumo que tú exprimes.
Un niño que estrena unas sandalias.

Cuando lo encuentres
no te arrodilles como ante el oráculo.
Camina junto a él.


La eternidad habita en el abrazo,
cabe toda en la música
que se mide en minutos
y es siempre más pequeña
que la pista de baile.

En el amor
el cuerpo es el más frágil
de todos los espejos
y es cristal vulnerable
ante la más volátil
de todas las caricias
y, sin embargo,
nos hace despreciar el universo
y sentirnos más grandes
que todas las estrellas.

Cuando amamos,
el mundo se concentra
en la mirada mutua,
e insumisa ante el tiempo de los otros,
los que no importan nada
a quien está de amor recién nacido.

La eternidad habita en el abrazo,
en el tacto,
en el fuego
y en el momento único.
Lo demás ya no importa.

Pero la música
va contando compases en el tiempo
y se convierte en pausa que se alarga
hasta alcanzar silencios en el aire.
Y entonces el amor
se transforma en camino interminable
de espejismos sin nombre,
donde un sueño palpable y siempre esquivo
se ríe mientras juega con nosotros,
otra vez niños
perdidos como antes
(pero ahora culpables)
entre los árboles del bosque imaginario
donde creímos detenernos para siempre.

El amor, incluso si es el nuestro,
carece de reposo
y nos deja jugando en el camino
sin descubrir su ausencia todavía.

Empezamos entonces a rompernos,
y con toda la vida por delante.


Los pájaros son el recuerdo cotidiano
de la atadura que nos une a la tierra
Son el espejo en el que se refleja
esa distancia, siempre irreconciliable,
del hombre con su piel.
son ese sueño cercano e inasible
de crueldad bellísima.
Tiernos e indiferentes,
y desconocedores
de todas las palabras
que inventamos nosotros
para poder volar. Escucha:
¿No percibes su corazón acelerado?
Oye cómo bombea
ese aire que en nosotros se estanca
y se hace pensamiento.
reinventan el viento día a día
mientras tú y yo seguimos
intentando entender el porqué de su vuelo,
que se acerca a llamarnos
y se aleja después.
Para nosotros
el deseo es un pájaro caído
incapaz ya de atravesar el aire.
Para ellos
nosotros somos la amenaza que se olvida
al recobrar el cielo en un instante.
Míralos allá arriba,
intentemos hacer de la mirada un ángel redimido
un segundo tan sólo.
nuestras pisadas nos traerán a la tierra nuevamente
y volverán a caer, algunas veces,
sobre la hormiga
que sólo mira al suelo.


La soledad tiene cuatro silencios
como los cuatro vientos
y los cuatro caminos.
Es una encrucijada
de verdades oscuras
y de mentiras locas,
y de aquí parten,
para encontrarse nunca,
senderos que van a las estrellas
y a las callejas turbias.

La soledad es un hombre con un abrigo negro
que pide copas en un bar,
deprisa o lentamente,
hasta que se van todos,
que no son para él
más que sombras translúcidas
a través de las cuales
mira sus propios sueños.

La soledad
es un espejo opaco
al que llamamos cuerpo
que puede hacerse añicos
por el golpe de fuerza
de un dolor invisible
sin que nadie lo note.

La soledad
es un monstruo de millones de caras
que con indiferencia nos persigue
en su enorme sustancia
amorfa y violenta:
cuando lo vemos cerca,
casi gemelo
de nuestro propio rostro,
sentimos el vacío
de la mirada colectiva
y cerramos los ojos.

La soledad
es un niño
que teme y necesita
y mira desde abajo,
al hombre incomprensible.
Lo mismo que nosotros
desde la vida
a Dios.


El fumador de enfrente
echa silencio por la boca,
vagabundas y sucias bocanadas
que hacen llorar
los ojos de mi barman favorito.

el mostrador contiene los envites
de tantas soledades
pequeñas, colectivas,
ajenas a mi barman favorito,
que sonríe ante todas las preguntas,
de alcohol y bendiciones
tantas adormecidas esperanzas.

¿Tiene cara mi barman favorito?
Con la música oscura
y el humo generoso
sólo veo una sombra
inundada de luz por su propia mirada.
Su voz
es u consuelo de palabras de siempre
mil veces repetidas
como un oráculo plagiario de sí mismo,
domesticado al fin
ante la sed del hombre.
Mi barman favorito
es vigilia nocturna,
cotidiano misterio
que salta alegremente
entre los destellos de los vasos,
movimiento absoluto,
inagotable contrapunto
de sillas y banquetas
donde todos nosotros
convertimos el tiempo
en la estatua más pura.

Mi barman favorito
es el único amigo
que nos queda:
intangible, solícito,
sólo existe
en función de las copas que sabe que queremos,
nunca pedirá nada
que no podamos dar,
nada nos pide entonces.
Pero está siempre ahí,
como la fuente inagotable del olvido:
él es la perfección.


Nacido en Almería, España, en 1942. Profesor de F. V. Diplomado en Psicología. Fiscal Internacional de Derechos Humanos de la Infancia. Miembro Asociación de Escritores y Artistas Españoles. Miembro de la Sociedad Internacional de Poetas Escritores y Artistas (California). Miembro de la Asociación Canadiense de Hispanistas. Miembro de WAAC – WCP (Academia Mundial de Artes y Cultura). Miembro del Departamento de Creatividad de Dreamworks, U. S. A. Presidente de la Comunidad Internacional “Poetas por la Paz”. Sus trabajos figuran en el Archivo Mundial de Poesía de UNESCO y en Instituciones y Universidades de todo el mundo. Premio “Formas fractales en la poesía” Brasil, 2003. Premio “Boa Pessoa” Brasil, 2004. Premio Asociación Literaria Juan Uceda, España 2005. 2º Premio BBC - World de relato, abril, 2005. Premio I Certamen de Haiku - RENFE, España 2006. Premio de Poesía “Congreso Mundial de Poetas 2008” en Acapulco, concedido por WAAC (Academia Mundial de Artes y Cultura). Primer Premio Internacional de Poesía Hispanoamericana, CUPHI 2010, Tijuana, Baja California, México entre otros premios y distinciones. Últimos libros personales publicados: INTIMÍSSIMO; Y TÚ COMO SI NADA; JARDÍN ANDALUSÍ; CARPE DIEM; YO SÉ; SALIVAS BAJO LLAVE; SONETOS DE SHAKESPEARE EN HEXÁMETROS (I); ALMERÍA TEMPRANA; 90 GRADOS; PUNTOS SUSPENSIVOS; EFECTO MARIPOSA. (Todos bajo el sello editorial de Bubok Publishing, S. L.) Página web desde Canadá: http://poetaandaluz.blogspot.com
Palpable tierno pecho adolescente
cintura cautelosa
extrema convergencia
asoma entre la nalga caminante
hay un toque de queda entre la carne
y junto al lodazal una promesa
apenas dibujada.

Asomado al pretil de los descuidos
fulge una brisa extraña
y una herramienta negra entre sus piernas
reptante madreselva serpentaria
squaw desenfrenada.

La tarde es una tigra efervescente
reflujo galopante, pubis laso.

Hay un ombligo alerta entre las ramas
y un pecho amamantante

El sexo, mano alzada, palpitante
pide las prebendas de lo oscuro
y se acicala, pinta en rosa el labio
superior, en la cima, en el costado.

Jardín de veleidades
comienza el primer acto
la luna es un burdel
concepto imperturbable
ella mortal pecado
mortal, muy.

Entré en el cerco mágico
Entré en un cerco mágico trazado entre las llamas
penetrando en la alquimia del modo
y de la causa.

En un fugaz momento copulé en la secuencia,
fui nexo y circunstancia en el abril de mi cuerpo
y desde lo profundo me derramé en el sepulcro
de la memoria cómplice.

Y me supe pasado, futuro y esencia de Nada,
la grácil estructura de un teorema jamás configurado,
el Arts Magna de Cardano, sirena de Ulises,
esa eterna centuria que repite su ascenso al Calvario,
la imposible hipotenusa de tus senos,
Sócrates con-venciendo a la cicuta,
feroz acometida de metáfora asesina
que araña la piel cual loba desde mi último verso
y eterno ¡al fin!, viajero cautivo deletreado
en la rugosa piel del viejo pentagrama.

Todo se escribe lento

Hay un minuto mágico que te aguarda impaciente…

Todo se escribe lento alrededor del cuerpo
cuando la mano escapa
y se torna ligera.

Viene a ser cual crepúsculo que anuncia sus colores
por medio de la lágrima
otrora derramada.

Partículas del aire, incesto y movimiento,
se dan cita en la tarde cuando la luz del día
agoniza. Un espasmo
dibuja a las vestales
y en su canción nocturna pletórica de negros
con pálidos azules, de lunas viste al mundo.

El reino de la noche
del orgasmo y del grillo
sacude nuestro infierno en un grito de andróginos
que pugnan por fumarse el magma refulgente
de la cándida estrella.
Zoo con figuras

¡Ay, Erasmo! Vivir no es nada fácil
en este extraño zoo con figuras
lleno de borricadas y ternuras
alternando lo bestia con lo grácil.

Quisiera sostener mi propio hilo
algunas noches más, algunos días.
No ser sólo perfil de greguerías
ni sentir de la espada el mero filo.

Ya los pasos de cebra me aprisionan
me persiguen semáforos danzantes
muchachas que decoran con sus guantes
mi fértil cara, chico. No razonan.

El amor tiene nombre y no se nombra:
claridad de principio, después sombra.

Suite lunar

Toda ventana guarda en el alféizar
grabada en el ombligo de las Eras
una palabra oscura
que en tiempos fue memoria
de una historia de amor.

Bajo la parda luna todo es diferente
la carne exige carne, la sangre
bebe de las ubres de otras féminas
las ansias derramadas.

Hay una nota indigna en la apertura
de la mujer casada, una injuria
un flujo de pecado, algún suicidio
que el morbo disimula.

Ella me abrió su puerta hacia la nada
y le mordí el oído
aquella oscura noche sin versos
desnudos ambos dos
mientras enormes perros colorados
reptaban por la espalda
del viejo campanario.

Los silencios a veces

Los silencios a veces no son sino cadáveres
de palabras hermosas que no se pronunciaron
trozos de sentimiento
residuo en la placenta que nunca superó
el avatar del parto.

Los silencios son ecos que cual almas en pena
pugnan por ser nombrados.

En la gran biblioteca que guarda los silencios
debe estar el “te amo” que no dije aquel día
y la torpe mirada con que dije “hasta luego”
aquel anochecer.

La vida se compone, amada mía, de voces
que no se despegaron del tronco primigenio
de la pura inconsciencia.

La palabra es la esencia del Todo y de la Nada
y si no se pronuncia nos sume en el obscuro
infierno original del vinagre y la flor
podándonos el alma
haciendo del adentro apenas leve número
seguido de algún cero
y apenas… nada más.
Soy el imperturbable amigo

Soy el imperturbable amigo de la noche
la tiniebla y el grito
una sombra de gris que pasea las ansias
por la oscura avenida donde muere el anhelo
un mutis de silencios persiguiendo tu fuga
describiendo tu paso.

Cuando te vas de noche se abren los infiernos
y aparece lo obscuro, entonces soy licántropo
sediento de otras sangres que fluyen del abismo
y muerdo la alambrada que separa tu cuerpo
del olor de otros cuerpos.

Después me hago metáfora; la imagen caminante
de un signo evanescente. Y soy noche rimada
donde tú haces la noche. Incandescente llama
que se apaga y se enciende versificando el plástico
de mi entorno canalla.

 Y veo caer la hoja zigzagueando hasta el suelo
hasta, muy blandamente,
formar parte de un Todo.

Pienso que así es la muerte.
Pienso que así es la vida.

Me recojo al completo en la propia mirada.
Y veo caer los años.
Y soy hoja que cae.
Y arabesco en el aire.
Y suelo que en mi abrazo
de agua verde y tierra
me recibo.

Y miro tu hermosura

Y miro tu hermosura mi querida princesa
de suave terciopelo.
Me acerco y te desnudo, parece que deshojo
la flor de la canela.
Noto que te diluyes, que escapas de mis manos.
Te quito los zapatos y te quedas en cueros.
No hueles a canela ni a lirio ni a limón.
¡Ya no hueles a nada!
En la mesa el champán. Descorcho la botella.
Bebo en el diminuto zapato de cristal.
¡Brindemos princesita!, quizá en otro momento
volvamos a encontrarnos en este loco mundo
de pura fantasía.


Resbalara mi mano ante el frío
de sus hielos si el ojo
descubriera su boca devorando
otra boca,
sus dientes degustando falos
y racimos de uvas al calor
de la hoguera.

si en su pubis de arena
otra lengua y la rosa
de Jericó; —la fresa
palpitante—, al orgasmo

Aceptárate Padre por ella, de nuevo,
esta cruz pero nunca, jamás,
te perdonara.

Dime mi amor qué haremos

Dime mi amor qué haremos
una vez dibujados los orgasmos
cuando el cuerpo agotado se sumerja
de nuevo en el astral olvido.

Dime si en el calor del lecho, amada,
encontraste que el fuego es sentimiento
o sólo era lascivia pasajera
ahogada en el lenguaje de mis pechos.

Dímelo cuando vuelvas y si acaso
te alejas sin hallar una respuesta,
sigue y sin mirar atrás
olvídate de mí.
¡No vuelvas!

Preñado ha de estar el verso
—A Gracián—

Preñado ha de estar el verso, que no hinchado ni inflado...

debe significarse por medio de palabras
que devuelvan la magia.
Han de ser versos hondos, ligeros como el viento,
profundos como el mar,
celestes como el celo que alborota los cuerpos
y engolfa los silencios.
El verso es descubrir más allá del misterio,
abrir de par en par las puertas de la vida
bordando un nuevo acento en la palabra,
en algún que otro olvido de esos de andar por casa
y en otras efemérides
casi sin importancia.

Puede que la poesía

Puede que la poesía
sea tan sólo una broma
un breve tic silábico
incierta resonancia
de un requiebro celeste
algún rítmico signo
rimado en un porqué
que dota de sentido
la curva incandescente
que lleva hasta tu cuerpo.


Te vi al pasar
escribiéndote lenta alrededor del tallo
destello de una luz que se emborracha
apócope del aire en movimiento.
Tremendamente sola
con esa soledad que sabe a lágrima
y a espasmos virginales
inventando el sabor de la mañana
bordando polifónicos olores.
Estabas allí, quieta, silenciosa.
Te miré y te vi tan bella…
Compuse mentalmente la palabra “te amo”,
¿recuerdas? Tú me miraste
sonreíste en el color inabarcable del espectro
bordándote en un grácil pentagrama.
Sentí el profundo choque de la entrega
cuando tu suave pétalo posó en mi labio
su dulcísima nota en rojo intenso
tiñéndolo de gracia.
Después, lejos de física estructura
abandonamos cuerpo y circunstancia
mezclando en el orgasmo de las Eras
tu savia con mi sangre; alborozados.

Tempus fugit

Tiempo que fluye y se va caminando en la estela de un sueño.

Cada momento es un único paso
que acerca y que aleja,
irrepetible secuencia del día
que pasa y que queda
vivo en la imagen que el ojo recoge;
textura sin velo,
último abrazo de un soplo que huye,
que escapa hacia sí.

Mínimo intento de un beso que besa
la boca de ayer,
ríos que fluyen y siempre regresan
buscando el origen,
cero absoluto de cuerpos danzantes
que moran y vibran
entre las masas de piedra, de carne;
espíritu inquieto,
tiempo ilusión que nos muestra el fugaz recorrido del cuerpo.

Puede que el tiempo no exista, que sean ilusiones, quimeras,
antiintuitiva metáfora cíclica; huella profana,
antología de mácula inmácula; el Todo y la Nada
que nos define y moldea rescatándonos. ¡Puro misterio!




Caroline Gill – Jean Salkilld (Marea Britanie)


Elisabeta Isanos (România),  “La un pas de tine” (fragment de roman)
Rita Vilela (Portugalia), “Mudar de cor”
Victor P. Gendrano (Statele Unite), “My Grocery Adventure”
Subrata Augustine Gomes (Bangladesh), “Ascension”
Alejandro Cosavella (Argentina), “Alma de marinero”
Mick Parsons (Statele Unite), “And the Duck Ordered a Gin and Tonic”


Marina Centeno (Mexic)
Dr. Adolf P. Shvedchikov (Rusia-Statele Unite)
Matias Jose (Portugalia)
Rodolfo de Jesus Chavez Mercado (Italia-Vatican)
Christian Nunez (Mexic)
Ion Murgeanu (România)
MaryAnn McCara Fitzpatrick (Statele Unite)
Carmen Bravo (Spania)
Pedro Javier Martin Pedros (Spania)
Paul Sutherland (Marea Britanie-Canada)
Mira Faraday (Statele Unite)
Gonzalo Salesky (Argentina)
Richard Giusseppe (Chile)
Masud Khan (Bangladesh-Canada)


Prof. Andrés Morales (Universitatea din Santiago de Chile), “Panorama de la actual poesia chilena”
Prof. Donald Riggs (Universitatea Drexel din Philadelphia, Statele Unite), “Teaching Creative Writing” (2)
Prof. Anna Rossell Ibern (Universitatea Autonomă din Barcelona, Spania), “Literatura de introspeccion”
Raymond Walden (Germania), “Nazi Totalitarism”
Byron Beynon, ''The Welsh-poppy flame of the sun''. A Tribute to Raymond Garlick 
(1926 - 2011 )
Arturo Fuentes (Mexic), “El Arte y sus alcances en el Mexico contemporaneo”
Peter Hart (Marea Britanie), “Labor, Slavery, Exploitation and the Limits of Aid”
Lena Vanelslander (Belgia-Italia), “An Economic Union of Convenience”
Catherine Mimano (Kenya), “Kenya Today”


Virginia Patrone (Uruguay-Spania), a contemporary master of visual arts

via Western Union, MoneyGram, EuroGiro
Dragomirescu Daniel-Florian
Str. N. Bălcescu, no. 77, bl. 77, sc. B, et. 4, ap. 32
730131 VASLUI
Via PayPal at: