Buscar este blog

"Soy un bicho de la tierra como cualquier ser humano, con cualidades y defectos, con errores y aciertos, -déjenme quedarme así- con mi memoria, ahora que yo soy. No quiero olvidar nada."



José Saramago

miércoles, 12 de diciembre de 2007

LAS EDADES DEL LABERINTO, selección de poemas de César Cabello


Persistencia del Mármol


Soledades de estatua / de música petrificada en el abandono de los parques

Transeúntes ausentes de un mundo silencioso / donde todo es inadvertido
para el ojo suelto y la mano ajena del extranjero

Dónde va la música cuando todos duermen
desde qué sombrío subterráneo los músicos componen
un cuadro como este:

Un parque solitario / recóndito / sin viento
como el corazón de un árabe o una paloma
muerta

Será en este lugar sin noche / inmóvil

Pienso entonces en los bancos / en sus pasos enterrados
en el mal oído del infante que nada sabe de música
pero la adivina

En la melancolía de los perros
en la sombra del organillero y su mono miserable
astutamente adiestrado para colgarse a una moneda

Pienso en la pileta que al borracho sirve de urinario
en los amantes sorprendidos en la cópula
de un poema que no es mío

En un disfraz de policía
y en el viejo que barre entrada la noche:
la memoria / la música

Qué puede hacer siendo un ídolo de piedra
crucificada en un pedestal
y la que a todos les parece “la imagen de Mozart”

No es su culpa que sólo vengan aquí los moribundos
los oficinistas del calzado

Porque si usted la hubiera detenido
la estatua:
de frente hacia fuera
con los ojos abiertos con el pecho abierto

A lo menos tendría el acopio de la luna
el canturreo despistado de algún pájaro anémico

No esta suerte de pantano
en la que destinó a la música
erguirse de poesía.




Ruinas de una Ciudad Inventada III


-Comience / pues/ este canto
conforme a los hechos de nuestros tiempos
y no a la imaginación de Boyán-


La noche ha endurecido el canto de las naves
entre hombres de silencio ha montado sin piedad

Y aun de la palabra “cofradía” ha hecho intemperie
arrojando en el espíritu las muertes de los búhos

La noche / en manos del vendedor de ensueños y huevos mágicos
en las puertas que protegen los demiurgos
cae como un antiguo secreto

Como ruegos que provienen
desde el mundo
de los Otros.



La Cruz y las Tinieblas


Oigo la sangre de mis hijos en los caballos obscuros
en los golpes y en la muerte
que marcan
con sus patas

Miro las edades
en los viejos asteroides

Hablo por los búhos que pueblan mi cabeza

Allá va la sombra de pájaros fantasmas

El cóndor de los sueños
anida entre mis cactus

Mueven todos los limbos sus colas
señal para los hombres que buscan alimento

En las puertas de la noche
vigilan los demiurgos

Armados con el fuego que pudre las palabras:

Ibant obscuri sola sub nocte per umbras

Cuando el alma de los perros
nos guía hacia el pantano

Allá va la sombra de pájaros fantasmas
la sangre de mis hijos
nubla mi cabeza.



Carta al Hermano Muerto


César / hermano de mis sueños
la luz de las palabras trae el árbol de tus pieles

Negra es para ti la carne y la mentira
y un dios barbado que recuerda los misterios

El ajo sobre el muro protege nuestra puerta

Ven y sale ya
de los huesos de la muerte

Esta que está aquí
es la sombra de tu madre

Para ti es este fuego
que soplo con mi vida

Ven y no te escondas
en el alma de los pájaros
Ese ahí de pie
es el pecho de tu padre

La noche lo ha volteado
contra el oro y los enigmas

Vamos
antes que se enfríe la mesa del abuelo

Deja presentarte las fiebres de la tierra
el aire donde cruzan palabras los extraños

Este es tu lugar y el recuerdo del olvido
la piedra que sostiene mis huesos sobre el mundo.



Ley de Ismael


1. Nunca he creído en el amor de las esposas
ni en el canto pensativo de las águilas del monte

Cifar / me dices / Ismael

Tu copa es la medida del aire y la alabanza
la piedra que sostiene
el fuego de mis dioses

¡Pamplinas! Te respondo

La tierra es mi camino y el linaje de tu muerte.





2. Oh! Ismael / cuántos hijos arrojados a las aguas
cuántas voces reunidas en el trueno

Me pesan la sangre y los intestinos

Y un indio que regresa por mi sombra
y sus manzanas

Ya me he vuelto viejo / Ismael
las horas se me caen
como piedras o mis dientes

Ven acá y dame esas muletas

A palos sacaré la llama del espíritu
A palos limpiaremos al dios de tu cabeza.





3. ¡Aléjate! / Cifar
me gritan los espejos y las madres obedientes

Nadie ha curado la fiebre de los niños
y la noche es el espíritu
que trae a los enfermos

Sabemos que tus libros aparecen
a las bestias

La chusma está endiablada / me río
su dios no les provee
de sangre ni alimento

¡Púdranse! / escarabajos de las sombras
¡Muéranse! / famélicos becerros

De nada servirán sus coronas y sus lanzas
De nada servirá la cruz sobre mi cuerpo.



César Cabello S. Nació en la ciudad de Santiago de Chile en 1976. Cursó estudios de periodismo e historia en la Universidad de La Frontera, en Temuco, Región de La Araucanía. Parte de su trabajo literario ha sido publicado en distintas revistas chilenas de poesía y en las antologías La Memoria Iluminada: poesía mapuche contemporánea (Ed. CEDMA, Málaga, España, 2007); Riesgo País, muestra antológica – encuentro nacional de poesía 2007 (Alquimia Ediciones, Valdivia, 2007); Antología Concurso Nacional de Poesía Estela Corvalán – Obras Premiadas (Ediciones Municipalidad de Talca, 2007); y, Selección 2005 – Fundación Nueva Poesía (Ed. Nueva Poesía. Santiago, 2006).

Ha obtenido, entre otros reconocimientos, la Beca de Creación Literaria para escritores emergentes del Consejo Nacional del Libro y la Lectura 2007; Beca del Taller de Poesía Pablo Neruda – Zona Sur 2007, otorgada por la Fundación Pablo Neruda; Mención de Honor en el Concurso Nacional de Poesía Juegos Florales Gabriela Mistral de Vicuña 2007, organizado por la Ilustre Municipalidad de Vicuña; el Primer Lugar en el Concurso Nacional de Poesía del Sur Eduardo Anguita 2006, organizado por la Ilustre Municipalidad de Linares; la Primera Mención Honrosa en el Concurso Nacional de Poesía Estela Corvalán 2006, organizado por la Municipalidad de Talca; Mención Honrosa en el Concurso Nacional de Poesía Carlos Pezoa Véliz 2005, organizado por la Fundación Nueva Poesía; la Primera Mención Honrosa Concurso Nacional de Poesía Dolores Pincheira 2002, organizado por la SECH de Concepción; el Primer Lugar en el Concurso Binacional de Poesía (Chile - Argentina) Semanas Culturales de Talcahuano 2000, organizado por la Universidad Federico Santa María; y el Primer Lugar en el Concurso de Poesía Universitaria Jorge Teiller 1999, organizado por Universidad de La Frontera.

Profesionalmente, ha desempeñado labores comunicacionales en el Departamento de Cultura del Gobierno Regional de La Araucanía; en las unidades de comunicaciones de la Secretaría Ministerial de Economía y en la Comisión Nacional del Medioambiente, Región de La Araucanía. Paralelamente, ha sido editor del periódico intercultural Mapuche Kimün y ha participado como colaborador y columnista en distintas revistas de arte y literatura. Asimismo, ha desarrollado talleres y organizado encuentros de poesía en distintas localidades de la Región de La Araucanía.

7 comentarios:

Jorge Saavedra dijo...

Buscando y buscando me he topado con vuestro Weblog, después de quedar con un grato sabor al leer entusiastamente “Memoria Muerta”.
Y sólo pretendía felicitarlo, en especial, por el poema “Adios en el Café” el cual he releído bastante.
Ojala también se pegue una vuelta por mi humilde guarida virtual.
Trataré de seguir hurgueteando por allí, para conseguir más de su obra.

Salu2 Cordiales.

Wenuan dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
gg dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Andrés Morales dijo...

Wenuan ha dejado un nuevo comentario en su entrada "LAS EDADES DEL LABERINTO, selección de poemas de C...":

Interesante blog
Un aporte a la difusión literaria, tanto en la opinión como en abrir espacios a escritores jóvenes.
Buenos los textos de César Cabello.
Seguiremos las visitas, así que preparen café y galletitas.

Felicitaciones.



Publicado por Wenuan para LA PÁGINA DE ANDRÉS MORALES a las lunes, diciembre 17, 2007

Anónimo dijo...

mi nombre es marcelo y no se bajo que consideraciones podria demitir algun juicio positivo sobre estos textos algun interes en particular del señor morales que si es un creador de textos memorables me adhiero infatigable en mi gusto por sus dos primeros libros con prologo de arteche que por decir algo no dice nada en todo caso como amague sobre el pasto sintetico de las canchas poeticas me parece interesante. un saludo y mis respetos pertinentes

Sarco Lange dijo...

Las ramas de este árbol no sé quién demonios las podará, no sé qué tipo de otoño tiene entre las hojas. Pero suscribo Pan entre los panes, luz hecha de agua.
En fin, todo es tan azul.

Anónimo dijo...

Muy bueno el poeta, lo escuché en una lectura en la Nacional.

Saludos, María José