Buscar este blog

"Soy un bicho de la tierra como cualquier ser humano, con cualidades y defectos, con errores y aciertos, -déjenme quedarme así- con mi memoria, ahora que yo soy. No quiero olvidar nada."



José Saramago

miércoles, 29 de septiembre de 2010

A TREINTA AÑOS DE ESCRITURA. ANTOLOGÍA PERSONAL. DEL LIBRO "ROMPER LOS OJOS"





(Romper los Ojos. Red Internacional del Libro - Ediciones del Café Central.
Santiago de Chile – Barcelona, 1995)


Desnudo




Contiene el mar la sombra de tus labios
y el límite de piedra de tus ojos
que miran, sin saber, al cielo roto
y cóncavo, perfecto en tu cabeza.


Nada ha de tocarte ni te toca,
sólo el viento se derrama por tu cuerpo
abierto, entretejido, sólo mío
por una vez y siempre en la memoria.





A Juan Luis Martínez




Traigo huesos repetidos en la espalda,
huesos que están secos y huesos que derraman
aire todavía en la madera.


Infierno simultáneo y permanente:
el último suspiro y el sonido
de tablas en el suelo que rechinan
roncas al entrar allá en lo oscuro.


Cien kilómetros de viaje: cien o mil,
matemáticas que urgen cada día,
cien kilómetros de largo adiós sin voces
detenidas las palabras en la mueca.


Tantas veces nos quedamos sin hablar.


Tantos cielos sin estrellas que retumban.






De un poeta náhuatl




Águilas que cruzan el paisaje,
remota y fiera noche edificada
en vanas esperanzas, en el hielo
que siempre nos detuvo entre la duda.


Páginas escritas en un libro,
páginas abiertas, despeñadas
en todas las vocales, consonantes,
sin nada que decir, ausentes siempre.


Águilas y páginas heridas,
carroña repartida en el desierto
sin nervio ni desdén, sin compañeras
que rompan la desdicha al fin hallada.


La puerta que se abre entre los muros,
en las hojas, en los ojos, en las olas
no quiere ver al fin de tanta espera:


Es algo que nos rompe la cabeza.




(A Eleonora Finkelstein y Daniel Calabrese)






Retrato del hombre cruel




El hombre que come palomas
no conoce la palabra paraíso.
El hombre que come palomas
estrella sus dientes mordiendo.
El hombre que come palomas
alguna vez, el hombre que come palomas,
alguna vez palomas comiendo palomas,
alguna vez el grito en la noche, paloma,
alguna vez la noche, paloma en mis manos,
el hombre que come palomas
desengañó a la muerte mordiendo la noche,
recuperó los gritos, la herida, paloma,
adivinó el secreto del odio secreto.








En sánscrito




Invertida en sánscrito
la palabra ángel,
la palabra cielo
invertido en el espejo.
Los ángeles que vuelan
de atrás hacia delante.
La palabra muerte, arcángel, muerte:
la palabra muerte claramente
escrita.






Escena última




Y viene algún destello fulminante
a abrirme la cabeza en dos mitades
y llora el cuerpo roto en un quejido
sabiéndose su muerte ya fechada.


Y viene aquel detalle de las cosas,
la última figura detenida
mostrando el blanco y negro sin sonido
del corto y largo film que se termina.


¿Podremos regresar hasta el comienzo?
¿Tal vez imaginar de nuevo el parto?


Aquella de la hoz, la malnacida,
aguarda por las libras de mi carne;
se lame las falanges, se retuerce
soñando con mis sueños cercenados.


Y viene el juicio máximo y severo
y vienen los perdones, los temores:
¿habrá de equilibrarse la balanza?
¿tendrán presente algún buen sentimiento?


Ya veo las praderas amarillas,
el ocre de ciudades y de piedras,
la luz desde la altura que rebota:


¿acaso no es posible alguna pausa?
¿dos o tres minutos, unas horas
para enmendar mi paso de difunto?


Y viene la ceniza, el lodo, todo,
la última visión, el largo entierro,
y viene aquella escena como un rayo
donde tengo el raro rol protagonista.



(A Óscar Hahn)






Epitafio




Híbrido, remoto, pendenciero
con aire de silueta que no cabe
en fotografía alguna ni en retrato
así que me recuerden, no por luz
ni sombra, no por voces;
que sea solo un gesto de silencio,
un leve parpadear, un sueño extraño.






Huida




Partir hacia el océano del dios
con la palabra espada,
un ramo de soledades varias
y la mueca –sin sabor- del desengaño.


Partir a un viaje sin regreso
desentrañando el agua en la larga travesía,
acostándose en oscuras camas,
adivinando el cielo de tus párpados
y el ritmo de dos o tres miradas
perfectamente exactas.






Abandono




El dios que me protege está cansado.
Su nave detenida sin el viento
se rompe en el contorno de la playa.


El hada que me llama ni susurra
ni canta, ni ilumina alguna noche
de muerte presentida o en vigilia
enferma de dolor, de hueso y carne.


El ángel protector vuela perdido,
el dado de mi suerte está gastado.


Alguien dice que es el tedio, la costumbre
al pálido semblante de mi estampa.






Post Scriptum




Al húmedo occidente del espejo,
al tórrido y perfecto meridiano,
al triste polo oculto, al hemisferio,
al agua que quedó, a la alegría,
a aquello que nos llama sin saber,
al único placer, al sueño eterno.

1 comentario:

elisa...lichazul dijo...

simplemente hermosas creaciones
sentidas y llegan al lector

me quedo con:
desnudo
en sánscrito
epitafio
huida
abandono
post scriptum

Felicitaciones , una escuela sus versos