Buscar este blog

"Soy un bicho de la tierra como cualquier ser humano, con cualidades y defectos, con errores y aciertos, -déjenme quedarme así- con mi memoria, ahora que yo soy. No quiero olvidar nada."



José Saramago

sábado, 29 de junio de 2013

"HORAS" Y "DOMICILIO", DOS POEMAS INÉDITOS DE ANDRÉS MORALES





HORAS

No es tan tarde aún ni tan temprano,
pero es tarde para mí y en la mañana
tuya, entre los árboles y el mar
tu dulce hablar de mayo,
el terco semblante de mi cara,
despuntan ese hábito de amar,
la desventura.

No es temprano aún y ya es muy tarde,
pregunto como un pájaro en su fuga:

¿aún hierve la sal en tu figura?



 DOMICILIO

Números de piedra, malditos números de piedra:

Mi casa no tiene calle, no tiene techo, no rezuma a caldo.

Mi casa está asentada en el silencio
de un terreno yermo, inquieto, plano
donde nunca florecen los niños
donde la esperanza es sólo una palabra



4 comentarios:

Agustín Benelli dijo...

Me gustan estos poemas, Andrés. Saludos

ana dijo...

Estos poemas me han llegado al corazón. Gracias Andrés

ana maría vieira

ana dijo...

Estos poemas me han llegado al corazón. Gracias Andrés

ana maría vieira

Myriam dijo...

Dos poemas breves, pero inmensos porque vienen de lo más íntimo y llenan el aire. Son perfectos.