Buscar este blog

"Soy un bicho de la tierra como cualquier ser humano, con cualidades y defectos, con errores y aciertos, -déjenme quedarme así- con mi memoria, ahora que yo soy. No quiero olvidar nada."



José Saramago

sábado, 25 de junio de 2022

LA REVISTA "MALABIA" (LITERATURA Y SOCIEDAD) SOLICITA COLABORACIONES

 


Plaza Malabia: Nueva publicación de colaboraciones

 

   Dirección: https://www.federiconogara.com

                    

  Poesía y Diseño: http://www.hrosales.com

"LOS MALEFICIOS" POR EL ESCRITOR CHILENO YVAÍN ELTIT


 

"CHILE ENTRE ORESTE Y VICAR" EN LA CÁTEDRA HISPANOAMERICANA ORESTE PLATH 2022


 

LA GRAN POETA CHILENA MALÚ URRIOLA PUBLICA EN EDITORIAL CUARTO PROPIO EL LIBRO "EL CUADERNO DE LAS COSAS INÚTILES" (2022)


 

EL POETA URUGUAYO EDUARDO ESPINA EN CHILE



 

martes, 21 de junio de 2022

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL REVERSO DEL AGUA" DE LA AUTORA CHILENA VALENTINA MARCHANT (MADRID, 30 DE JUNIO DE 2022)


 

SE PUBLICA "APUNTS DEL CARNER" DEL POETA VALENCIANO JOSEP MIR

 


EdictOràlia publica Apunts del carner, el último libro del poeta valenciano Josep Mir . 

Apunts del carner son una selección de aforismos, diálogos, comentarios, versos… escritos durante los últimos dos años . 

Apunts del carner es un «reconocimiento de la propia ignorancia, la de todos, escritura de la pasión por el conocimiento» . 

Josep Mir afirma que su nuevo libro es fruto del «desficio de anotar un pensamiento y de refrenarle la inclinación a la disipación psíquica: anímica» . 

Estos apunts del carner son, en palabras de su autor, el desficio de anotar un νόος, una mente, y de refrenarle la inclinación a la disipación psíquica: anímica. Poco más. O sí. Que puede que a veces «El monje negro», de Chéjov, le haga la gara-gara con capciosas tautologías: “—Piensa lo que quieras —dijo el monje, e hizo una sonrisa discreta—. Existo en tu imaginación, y tu imaginación forma parte de la naturaleza; por tanto, existo en la naturaleza. […] Amigo mío, las personas sanas y normales son únicamente los mediocres, gente del rebaño”.  

Nacido en Mislata (l'Horta, País Valencià) en 1956, Josep Mir es un poeta indispensable de las letras valencianas contemporáneas.  

«Aforismos, diálogos, apuntes gramaticales, comentarios, notas de lectura, etimologías, versos, reflexiones sobre el curso del río que se va y que permanece» es lo que encontrará el lector en apunts del carner, escribe el escritor Manel Rodríguez-Castelló en su prólogo. Encontramos «la indispensable polisemia que nos hace bailar sobre la cuerda floja de la literatura y que el conocimiento y la razón se encargarán de tensar a cada paso». El poeta de Alcoy afirma que «Este libro son los últimos hipomnemata, ya lo dice el epígrafe, de Josep Mir, es decir, cuadernos como los que elaboraban los griegos y que Michel Foucault estudió, donde se realiza la askesis, definida por el filósofo francés como un “entrenamiento de uno mismo por uno mismo” y donde la escritura es una práctica de meditación que tiene una función ethopoietica: transformar la verdad en ethos. En ellos, Josep Mir y su doble enunciador hablan de todo con la humildad de los más sabios y la contundencia desvergonzada de los más lúcidos. Son un entretenimiento con el que el poeta se juega la vida en cada palabra, y se entrega a la especial gimnasia de la escritura, resuelto por fin el dilema en la síntesis dialéctica de la lectoescritura».  

Rodríguez-Castelló recomienda: «Tómese el lector en serio todas las pistas que el autor va sembrando, porque Josep Mir no habla nunca en vano sino por hablar. ¿Qué es este libro divertidísimo y ya imprescindible, que el lector tiene entre manos? Un reconocimiento de la propia ignorancia, la de todos, escritura de la pasión por el conocimiento, auténtica jásena del edificio literario que está a punto de abrir las puertas de un palacio donde vive la mirada orba de Tiresias, tal vez porque lo más importante siempre es oculto a los ojos y solo puede ser desvelado o atisbado por la luz afótica de la mente. Y como el tiempo no existe, no podemos enunciar las causas ni los porqués, sólo elaborar los cómo. No podremos determinar qué va a pasar porque el tiempo no existe, ya lo hemos dicho, como no existía la formulación verbal del futuro en el griego antiguo».

LANZAMIENTO DEL LIBRO "LA PASIÓN SEGÚN DIODORO" DE JAVIER NAVARRO (VALENCIA, 22 DE JUNIO DE 2022)


 

EL POETA ALEJANDRO CÉSPEDES EN LA FERIA DEL LIBRO DE GIJÓN


 

"LA MUJER DE ALMODÓVAR" POR EL ESCRITOR ANÍBAL RICCI

 



Dolor y gloria (2019) no será la mejor obra del director manchego, pero fue una honesta vuelta de tuerca para un cineasta de 72 años y más de veinte películas al hombro. Retornó al tema de la madre, acaso por haberse criado en un mundo rodeado de mujeres. Son el centro de gravedad de muchos de sus filmes, seres que ocultan el amor por sus hijos bajo una apariencia estricta. Hay admiración por el mundo primigenio, por ese punto de partida de nuestras historias. Cuando la acción se encuadra en lo masculino, suele prevalecer la ausencia del padre, personaje secundario cuyo universo es articulado por la presencia omnipresente de lo femenino.

 

Para Almodóvar existen dos vertientes para abordar el mundo materno. En la primera, el director muestra a la mujer esforzada, preocupada por la educación de los hijos. ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984) es su primer guion de estructura elaborada. Gloria subsiste a duras penas haciendo trabajos domésticos en casas ajenas. Reacciona instintivamente ante la agresión intrafamiliar y ese evento involucra a la policía. Tragedia de corte feminista donde Carmen Maura sostiene el relato (será su primera actriz fetiche) y elude el suicidio gracias al amor filial. Carne Trémula (1997) representa la primera colaboración de Penélope Cruz y esa humilde madre dará a luz a bordo de un transporte público. En Volver (2006), la actriz ocultará el crimen de la hija y su madre le confesará el asesinato de su propio padre. El director recrea la violencia dentro del hogar, el acoso sexual y la violación como temas que las mujeres afrontan con entereza, revisten una gravedad que la justicia castiga con la cárcel, pero Almodóvar sorprende al espectador y esconde estos asesinatos. Las mujeres no son culpables del abuso al que son sometidas por la sociedad. El director da variadas tonalidades a la violación, unas policiales, en otras ocasiones hace una mixtura entre violencia y pasión como sucede en ¡Átame! (1989), pero sin duda escandaliza y va muy lejos en Hable con ella (2002), exhibiendo a la violación como un acto de amor perpetrado por un enfermero muy dulce que se ha enamorado de su paciente. Es escaso el protagonismo masculino en el cine del manchego y reincide cuando Antonio Banderas encarna a su alter ego en Dolor y gloria, vuelve a articular la historia en torno a su madre, otra vez Penélope Cruz, recuerda esos primeros años, el amor de su madre.

 

Todo sobre mi madre (1999) será el retrato del dolor más profundo. Lo encarna una madre cuando su hijo pierde la vida siendo un adolescente. Abandona su trabajo y se embarca en la tarea de encontrar al padre. En el viaje se encontrará con los daños que ha infringido ese hombre en mujeres del pasado y del futuro. Un hombre que se ha transformado en mujer, pero a su paso ha plantado las miserias de un depredador. Externamente luce atributos femeninos, pero carece de ese espíritu de sacrificio que enaltecen a las mujeres de Almodóvar.

 

La segunda vertiente que aborda Almodóvar es la mujer empoderada, la mujer española artífice de su destino, frecuentemente sus hijos figurados provendrán del arte. Esa mujer será fotógrafa, actriz o escritora, y sus hijos fotografías, roles protagónicos y libros. A veces estas mujeres carecerán de hijos biológicos como en La flor de mi secreto (1995), donde el director ha atenuado la temática sexual y abandonado los ropajes del thriller. Hilvanará un personaje con muchos matices, interpretado por Marisa Paredes (otra de sus musas). Sufre otro tipo de dolor debido a que su marido ya no la ama. Escribe bajo seudónimo, curiosamente historias de amor, ese amor no correspondido. Pero una nueva novela y el guion de una película lograrán liberar sus emociones y se abrirá a la posibilidad de una nueva conquista. Descubrirá que ella es el centro y un hombre no merece su dolor. Marisa Paredes luce un abanico de colores que complementa con una gama cambiante de estados de ánimo. Esta vez los decorados pasarán a segundo plano, será esta mujer el vehículo para volcar emociones en el espectador. Para Almodóvar la mujer representa la liberación, el goce de su feminidad, el despertar de la España post franquista.

 

Víctor Plaza (Carne trémula, 1997) nace en el Madrid de Franco y ya en democracia, irrumpirá en casa ajena y será inculpado de secuestro e intento de homicidio. Trasfondo policial en cuyas aguas el director se mueve como un pez. Un policía queda en silla de ruedas y su esposa (la secuestrada del inicio) se convertirá en madre luego de cumplida esa condena en la cárcel. La historia tiene que ver con la inversión de roles, los que parecen criminales no lo son tanto como los que están libres. Melodrama de giros violentos, enmarcado en una estructura de novela negra. La secuestrada y el amante (Víctor Plaza) tendrán el hijo que el policía parapléjico no pudo darle. Pese a las numerosas escenas de sexo, muy bien ejecutadas y que aportan pasión al relato, se trata de una cinta moralista donde habrá sucesos trágicos, aunque el director hará prevalecer el bien sobre el mal. El mundo policíaco representa la opresión que se vivía en tiempos del dictador, pero Almodóvar brinda un final esperanzador: Madrid ya no es lugar para gestar vidas aciagas de futuros inciertos.

 

Carne trémula es una historia complicada de secuestros, balas predestinadas, condenas injustas, pero una vez que la verdad ilumina, esa secuestrada decide a quien amar y engendra un hijo en un país libre. Otra historia mucho menos política surgirá cuando la madre empoderada personifica a una actriz (Tacones lejanos, 1991), un ser desalmado y ególatra que el público aclama. Una mujer exuberante, alta, retorna triunfante a Madrid, mientras su hija de menor estatura conduce un matutino donde lee noticias que le ocurren a otros. Esa madre nunca le cumplió sus promesas y privilegió la carrera sobre los escenarios. Cuando la hija confiesa un crimen en pantalla, ella pasa a ser la protagonista de la historia y desplaza a su madre, escena genial de un director inspirado. El asesinado es el marido, ex amante de su madre, una competencia insana llevada al extremo. El complejo de inferioridad tiene su espejo opuesto en la madre. El retrato de culpa que ofrece Marisa Paredes se irá profundizando a medida que el director envuelve este relato de madre e hija en otro entresijo policial. Esa madre no puede actuar como un hombre desalmado, es madre a fin y al cabo, y en su lecho de muerte exculpa a la hija del crimen.

 

Cómo todo filme de Almodóvar, este último depara aristas retorcidas: la hija hace el amor con un transformista que imita a su madre. Por transitividad, la hija tiene relaciones con la madre, que a su vez fue amante del marido de la hija. Melodrama que da cuenta de cómo la madre ha opacado a su hija y mediante ese acto sexual se apodera de su alma. Retorcido, pero en realidad hay un hombre representando a una mujer. Ese hombre travestido será el juez que dirige la causa criminal. Los límites son confusos, ¿detenta más poder un hombre o una mujer? y el accionar judicial es representado por un hombre que encarna a una mujer, dejando entrever que la justicia no debiera distinguir géneros. Esto expresa las complejidades de las historias de Almodóvar, los intercambios de roles, las simbologías y ese envoltorio de cine noir.

 

Dolor y gloria (2019) es un homenaje al amor de su madre, pero inconscientemente es también una alegoría de su faceta femenina como creador de ficciones. Gestor de montajes vigorosos, fundados sobre guiones fuera de lo común, mezcla de relatos policiacos con tópicos controversiales, no rehuyendo la homosexualidad e imponiendo puntos de vista rupturistas.

 

Antonio Banderas (ese alter ego que lo acompañó desde sus inicios) personifica a Salvador, representando a Pedro Almodóvar más allá de sus excesos, aquel que muestra el motor que lo motiva a enfrentar el mundo. En varios pasajes recuerda que el cine lo rescató de las profundidades. Este nuevo personaje carga con el dolor de la vejez, en una encrucijada en que los años lo enfrentan a su soledad. Las películas son hijos y por ello este director sigue forjando una extensa filmografía. Escribir guiones y rodarlos le permite transmutar sus historias de infancia y juventud. Almodóvar en esta película confiesa que sus hijos lo han ido dejando atrás, que los espectadores somos los únicos capaces de atestiguar su andar por la vida. Desde su soledad sigue regalando historias, la manera en que este ser humano puede prodigar amor.

 

"FESTA ANTONI CLAPÉS" CELEBRACIÓN DE LOS 30 AÑOS DE LA EDITORIAL CAFÉ CENTRAL, HOY, 21 DE JUNIO DE 2022